30 DÍAS DEVOLUCIONES Y CAMBIOS

ENVÍOS GRATIS A TODO EL PAÍS

DISCRETOS Y TOTALMENTE CONFIABLES

Cra 7 Bis a # 124-70, Bogotá

Sexo entre mujeres

Sexo entre mujeres
¿Por dónde se empieza?

Hay quien se pregunta sobre cómo dos mujeres pueden disfrutar de sus relaciones sexuales cuando no hay un pene de por medio. Bien. Todavía hay una mayoría de personas que siguen asociando relación sexual con coito y coito con penetración vaginal. Por tanto, con la ausencia del pene, no es posible que haya encuentro erótico. Este modelo “coito céntrico” podemos considerarlo reduccionista, ya que para muchas parejas también heterosexuales, el coito, de todas las posibilidades es una práctica sexual más. Incluso hay parejas donde ni siquiera el coito entra dentro de su menú erótico.

¿Pueden entonces las mujeres lesbianas o bisexuales disfrutar de la penetración vaginal? ¡por supuesto! Existen todo tipo de juguetes eróticos (dildos, consoladores, vibradores…) que pueden introducirse por la vagina (u otros orificios del cuerpo) y también hay muchas mujeres que disfrutan mucho cuando son los dedos los que se introducen en la vagina. La presión manual en el punto G (una zona anatómica situada en la parte frontal de la vagina a unos 2 ó 3 centímetros de la entrada de la vagina) puede provocar un placer más intenso, duradero y localizado. Las fundas para el pene son una gran opción para estimular con los dedos y así, disfrutar de una forma diferente. 

Igual que ocurre en mujeres heterosexuales, existen mujeres lesbianas o bisexuales que disfrutan mucho de la penetración vaginal, sin embargo, la mayoría de las mujeres alcanzan el orgasmo más fácilmente con la estimulación del clítoris. El clítoris es el único órgano del cuerpo humano cuya única función es el placer. El clítoris es un órgano interno de tejido eréctil salvo la parte del glande, donde se unen los labios menores de la vulva. Este “complejo clitorial” está formado por varias ramas o bulbos que recorren los labios menores, rodean la uretra y el primer tercio de la vagina (el único tramo de la vagina con sensibilidad al tacto) junto con el glande. Con una estimulación satisfactoria el clítoris consigue una erección y el glande del clítoris, al tacto, aumenta en tamaño y dureza. Este complejo clitorial funciona como un todo y su estimulación lleva al orgasmo a la mayoría de las mujeres.

La estimulación del clítoris en mujeres puede ser de lo más diversa, también entre mujeres que tienen sexo con otras mujeres. El clítoris se puede  estimular de forma directa y/o indirecta. De forma directa se estimula el glande del clítoris (al tacto se nota como una “bolita” justo donde se unen los labios menores). Se puede tocar con un dedo, dildo, vibradores para clítoris, succionador clítoris satisfyer Pro2 saborear, chupar, morder directamente…pero hay quienes rechazan este tipo de estimulación al tratarse de una zona muy sensible al tacto. La mayoría de mujeres prefieren una estimulación indirecta, aquella donde proporcionamos sensaciones que se recogen como placenteras en la parte no visible del clítoris. Aquí hay una gran diversidad: se puede acariciar la zona del glande haciendo círculos, dando golpecitos o frotando la zona con la mano extendida. Se pueden usar juguetes eróticos y acariciar a la compañera con ellos y con los vibradores sexuales también (la ventaja que encuentran algunas mujeres con los vibradores es que regulan y mantienen la estimulación). El Vibrador con Movimiento Dedos Nymph Svakom es maravilloso por su textura aterciopelada, su potente vibración y su función recargable (Adiós pilass).

La mayoría de las mujeres lesbianas y bisexuales han erotizado zonas del cuerpo más allá de lo genital usando partes del cuerpo de su compañera (piernas, brazos, espalda, nalgas…) para estimularse el clítoris mediante el roce y la presión a un ritmo continuado. Los genitales son un órgano más de la sexualidad pero el verdadero y más importante órgano sexual es el cerebro, ya que es el órgano que registra todas las sensaciones placenteras que proceden de cualquier parte del cuerpo: una caricia en la espalda, un beso de tornillo o un roce en los pezones con tu vibrador favorito pueden excitar a una mujer con la misma intensidad que una caricia en el clítoris.

Una pregunta frecuente que nos hacen a nuestro chat, tiene que ver con el sexo entre mujeres. Sobre todo con el miedo a experimentarlo por primera vez y a la falta de experiencia. ¿Cómo se hace? ¿Qué está bien hacer y qué no? ¿Cuándo debo hacerlo? Lo cierto es que el sexo entre chicas (y el sexo en general) no es tan complicado y no se necesita una receta o instrucciones para empezar. Hay cosas que nuestro cuerpo sabe hacer intuitivamente, como comer o dormir, ¿o alguien tuvo que decirte como hacer eso? Bueno, al principio puede que tu puntería con la cuchara no fuera la óptima pero todo se aprende.

Conócete a ti misma.

“Nadie puede dar lo que no tiene”. Tú puedes ser feliz y compartir el sentimiento con alguien más que lo haga más grande, pero nadie puede crear tu felicidad, esta la creas tú misma. Pues bien, a nosotros nos gustaría implementar ese consejo en el sexo. ¿Qué no tienen nada que ver? ¡Pues claro que tienen que ver! Es tan sencillo como que nadie puede saber lo que te gusta sexualmente hablando si tú misma no lo sabes.

Vamos a empezar por la teoría, conocer tu cuerpo es extremadamente importante. Las clases de biología sirven para algo chicas. No es que vayas a decirle a tu chica algo como «tócame los bulbos del clítoris» pero no hace daño saber exactamente dónde están. Si no tienes muy clara la cosa porque estabas distraída pensando en que escribirle a tu novia mientras la maestra explicaba, no hay porque desesperarse, solo informarse un poco en internet y ya está.

Por supuesto, después de la teoría viene la práctica. Y no, no me refiero a saltar directamente a la cama con tu novia (en el caso de que la tengas) sino a poner lo que se dice «manos a la obra». La masturbación femenina sigue siendo un tema tabú (sí, aún en los tiempos en los que estamos), pero mujeres, es algo totalmente natural y no solo eso, es la mejor manera de descubrir qué es lo que te gusta y cómo te gusta. ¿Cómo vas a decirle a alguien por donde tiene que ir si tú misma no tienes ni idea?

Escoge un momento en el que estés a solas, en el que estés tranquila y no tengas prisas. Una lista de buena música puede ayudar bastante a ponerte en ambiente y ¡a explorar se ha dicho! Roza tu cuerpo con tus manos. Simplemente prueba y repite lo que más te haya gustado, tu cuerpo te irá guiando, créeme no necesitas saber ninguna técnica, descubrirás la tuya propia.

En conclusión: Antes de pensar en tener sexo con alguien más tienes que aprender a tener sexo contigo misma. No solo aprenderás lo que te gusta a la hora de buscar tu placer sexual, sino que liberarás estrés, te sentirás satisfecha física y mentalmente y por si fuera poco, te puede ayudar a aliviar los dolores premenstruales. Todo son beneficios chicas.

Vamos a suponer que ya llevas un buen tiempo conociéndote a ti misma y tienes bastante controlado ese tema. Ahora viene la segunda parte que es por la que realmente estás leyendo esto, ¿Cómo aplico esos conocimientos a la hora de tener sexo por primera vez? Bueno… «Haz a los demás lo que quieres que te hagan a ti» 

Ya tienes las bases contigo, porque sabes lo que te gusta a ti, hay zonas o movimientos que te prenden más y ahí tienes un excelente punto de partida. Una de las partes más divertidas y bonitas del sexo es aprender a conocer a tu pareja, las cosas que le agradan, lo que la hace sentir mejor, mientras la vas explorando y tocando, ella te hará saber con su actitud y respuestas físicas lo que le está gustando y lo que no, y tú solo tienes que seguir su estela.

Créeme no es nada complicado, no estamos hablando de física cuántica, te darás cuenta perfectamente.

Comunícate: Se que suena totalmente a cliché pero sin una buena comunicación no hay buen sexo. Es vital que ambas partes expresen lo que necesitan. Pregúntale si le está gustando lo que estás haciendo. Nadie ha nacido siendo un experto, y de hecho no importa con cuantas personas te hayas acostado antes, cada chica es un mundo, así que no tiene porque darte pena, al revés, a tu novia le va a encantar que aprendas las cosas que la hacen excitarse porque precisamente aprenderás a hacerla sentir mejor.

Si le da un poco de pena, siempre puedes poner su mano sobre la tuya y pedirle que te guíe. O mirarla mientras se toca para ir aprendiendo lo que más le gusta (¿ves por qué es importante saber lo que te gusta?). La mitad de la diversión cuando se trata del sexo está en experimentar y aprender con la persona que tienes al lado. Y tienes un montón de tiempo para hacerlo, así que disfruta de estar con ella y diviértete mientras aprenden las dos juntas. A lo mejor su primera vez no es la más increíble del mundo, pero igual se van a divertir y se conocerán más gracias a esa nueva experiencia. La práctica hace al maestro y afortunadamente esta es una de las cosas que vas a querer repetir constantemente.

Jamás finjas un orgasmo, si le haces creer a tu novia que te gustan ciertas cosas, seguramente querrá repetirlas para conseguir la misma reacción. ¿No es lo que harías tú? Tener un orgasmo no es la finalidad de tener sexo (aunque es algo totalmente genial) así que no te sientas presionada ni a provocar uno ni a tener uno. Diviértete, relájate con las sensaciones, pásalo bien provocándole placer y sintiéndolo tú. ¿Has tenido un orgasmo? ¡Genial! ¿No lo has tenido? ¿Lo pasaste increíble? Pues al otro día vuelves a intentarlo y ya está.

El sexo lésbico y los juguetes

Utilizar juguetes sexuales es solo una manera de hacer más divertido el tiempo que pasas con tu pareja. En el sexo y el amor todo se vale. 

Hay muchos tipos de juguetes sexuales, pero quizá los más usados entre mujeres son los dildos o consoladores, vibradores, arnés femeninos o Strap On. Como es un tema tabú en la sociedad, hay muchos prejuicios alrededor de su uso, sobre todo entre las mismas mujeres así que aquí van unos puntos importantes:

  • Que uses un dildo con tu novia no te hace menos lesbiana: la palabra juguete lo dice todo, la importancia no está en lo que estás utilizando sino en con quien lo estas usando. Que utilices un dildo no significa que te gusten los penes o que quieras uno o que no puedas sentirte satisfecha si no los utilizas. Significa que estás jugando con tu novia. Es así de fácil. Si ese arnés con consolador para mujeres estuviera adaptado a un hombre no te gustaría, si estuviera adaptado a otra chica lo más seguro es que tampoco. Así que olvídate de los tabúes mentales. Arnés Primera Vez Fantasía 14 cm


  • Si vas a usar un dildo no te olvides del lubricante. Algunas veces la lubricación vaginal no es la suficiente como para hacer placentera la experiencia, esto te puede pasar incluso cuando utilizas tus manos o cuando has tenido sexo durante un tiempo prolongado. Algunas mujeres simplemente lubrican poco, pero afortunadamente no hay nada que no se pueda resolver con lubricantes orgánicos y neutros.

Las parejas heterosexuales también usan juguetes es una práctica sana, divertida y natural, así que ¡fuera complejos!

Tener sexo no es una ciencia exacta, más bien todo lo contrario, es una experiencia en la que tus sentidos y tu intuición te ayudarán más que cualquier texto que puedas haber leído. Intenta enfrentarla de manera relajada y diviértete en el proceso. Imagínate que es un poco como dar tu primer beso, no necesitas mucha teoría para empezar a actuar en ese momento mágico en el que sus labios se unen ¿verdad?

Compartir

Tu opinión nos interesa

:

: