30 DÍAS DEVOLUCIONES Y CAMBIOS

ENVÍOS GRATIS A TODO EL PAÍS

DISCRETOS Y TOTALMENTE CONFIABLES

Cra 7 Bis a # 124-70, Bogotá

¿Qué es y cómo descubres el mapa erótico femenino?

¿Qué es y cómo descubres el mapa erótico femenino?

¡Tus puntos más sensibles y eróticos!

Puede que en el colegio no te haya ido muy bien en geografía, pero te aseguro que explorar este mapa te resultará mucho más interesante y apasionante que aprenderte el sistema montañoso y ríos de tu país.

El conocer nuestro propio mapa erótico es un punto clave en el desarrollo de nuestro potencial sexual y el fortalecimiento de la intimidad conyugal. No se trata de conocer solamente nuestras zonas erógenas más sensibles, sino estar al tanto de todas las características y situaciones sexuales que nos excitan o nos bloquean en la vida erótica.

Hace una semana les contamos acerca de el “Mapa Erótico Masculino” (mira aquí para descubrirlo si te lo perdiste), y por supuesto, debíamos continuar con la exploración del mapa erótico femenino.

Es importante recordar que cada persona es única y diferente, independientemente del género con el que se identifique, y que una buena comunicación erótica te ayudará a conocer aquello que le proporciona más placer a tu pareja, así que no olvides hablar, escuchar, probar y preguntar.

¡Comienza a explorar el universo de placer de tu pareja femenina! 

Cuero cabelludo y cabeza: Este es un punto común en ambos sexos (como algunos otros que descubriremos), pero especialmente en mujeres suele ser un punto débil. Los masajes en el pelo resultan siempre agradables. Si a un simple movimiento de las yemas de los dedos le añadimos un poquito de pasión y caricias que vayan desde el cuello hacia la barbilla y desemboquen por toda la cara, activaremos otras muchas zonas y conduciremos a la otra persona a un estado de bienestar y calma. ¡Espera! que no se te escape la zona de la nuca y las orejas. ¡Ningún rincón! Inténtalo con el famoso Vibrador Wand Recargable Negro y conseguirás un nivel de relajación 100. Acompaña estos movimientos de una respiración apropiada, el constante contacto de las manos con su cuerpo y, por qué no, uno que otro beso pueden descubrirte todo un universo de sensaciones.

Boca: En ocasiones olvidado, los besos suelen ser la antesala de muchas relaciones íntimas. Presta especial atención y verás que elevas la temperatura de forma imparable. Puedes comenzar con pequeños y dulces piquitos y poco a poco ir subiendo la intensidad. No olvides que puede entrar en juego la lengua, los mordiscos, los roces, e incluso tu propia respiración. Puedes añadir un lubricante de sabor o temperatura que va a potenciar el sentido del gusto y avivar aún más el fuego que ya tienes en marcha. También puedes intentar con el Multiorgásmico Electrizante, que producirá unas cosquillitas deliciosas en los labios, lo que aumentará la curiosidad y deseo.

Abdomen: La zona del ombligo es el centro de la energía del cuerpo. Aquí puedes optar por usar la Vela Masaje Erótico Love. Al estimular esta zona, el cuerpo empieza a irradiar calor y lo transmite a todo el cuerpo. Acaríciala con las yemas de los dedos desde la cintura hacia el ombligo suavemente, usa tu respiración y tu aliento para calentar el aceite de la vela. Estimular la zona intensificará las sensaciones e irá convirtiendo la sensación de placer agradable en un deseo carnal.

Brazos: Acariciarlos favorece la relajación y ayuda a muchas mujeres a desconectar de las preocupaciones diarias, punto fundamental para que la pasión del momento fluya sin inconvenientes. Puedes acariciarlos de arriba abajo, presionando ligeramente en la zona del antebrazo con las manos y aportando suavidad con tus labios. Incluye también, el Huevo Vibrador con Control Recargable Joyce en los pliegues de la piel, los antebrazos, los codos, las rodillas, las muñecas…¿Se te habían pasado por alto estas zonas? Pues acariciarlas y estimularlas con este maravilloso vibrador, brindan un placer intenso e inesperado.

Pechos: Esta zona resulta mucho más placentera en mujeres que en hombres por la cantidad de terminaciones nerviosas que alberga, aunque recuerda que a ellos también les produce un gran placer su estimulación. Son los primeros que reaccionan ante el estímulo sexual y constituyen unas de las principales zonas erógenas de la mujer. Sus partes más sensibles son el pezón y la areola, que pueden estimularse oral, manualmente o con la succión. ¿Qué tal si te animas en hacerla gemir de placer con el Succionador Vibrador Mini Rosado? Algunas mujeres encuentran en los pezones una excitación suficiente para alcanzar el orgasmo. 

Ingle: Ábrele las piernas para poder acceder a esta zona con mayor libertad y comodidad. Tócala suavemente con las manos, roza con suavidad y acercándote a la zona vulvar, puedes hacerlo con el Mini Vibrador Clásico Plateado o con el Vibrador con Movimiento Dedos Nymph, pero sin llegar a recargarlo en ella. Agarra sus piernas con las manos para que no pueda llegar a cerrarlas y, mientras le miras directamente a los ojos, baja hasta las ingles, bésalas con intensidad y recorriendo con alguno de tus juguetitos antes mencionados. Al estar tan cerca de los genitales, las sensaciones en este punto serán muy placenteras y el deseo no hará más que aumentar.

Manos: Aplica un poco de lubricante en tus manos con textura siliconada (puedes usar el Lubricante Ultimate Premium) y el Tapa Ojos Clásico en Satín, acaricia delicadamente, da unos pequeños besos húmedos en su mano y después con ayuda del Huevo Vibrador con Control Recargable Joyce, pásalo por cada uno de sus dedos, encima y debajo en la planta. Estas sensaciones la sorprenderán, son sesiones de placer sublime. 

Los pies: En esta zona hay miles de terminaciones nerviosas, por lo que acariciarlos adecuadamente puede, además de relajar y dar placer, activar otras muchas partes del cuerpo. Trata de no tocar mucho la planta de los pies, no vayas a llevarte una patada como acto reflejo. Aquí puedes usar la Vela Masaje Erótico Love para aumentar la temperatura y deslizar más fácil tus manos; continua acariciando el tobillo y el talón ejerciendo un poco de fuerza y presión.

Una música apropiada, aceites y velas eróticas, serán los complementos ideales para descubrir nuevas zonas que tus manos encontrarán simplemente deslizándose por cada recoveco de su cuerpo. Esto no quiere decir que te ciñas a las cercanías a sus órganos sexuales, pero no olvidarlos y acariciar por esas áreas aumentará la excitación y el deseo de que te vayas acercando cada vez más.

La clave de este mapa erótico de placer femenino es la exploración de tu cuerpo y el disfrute total de tu vida sexual, así que, ¡no esperes más y descubre tu universo sensual!

Compartir

Tu opinión nos interesa

:

: